Introducción

En Andalucía, el Estado Español, Europa y el mundo entero ha comenzado la carrera para la conquista de los últimos recursos de gas y petróleo. Quién va a ganar la carrera no está claro, pero los perdedores ya se conocen: la población que vive en los territorios afectados, los acuíferos, y con ellos, todos nosotros.

La “fractura hidráulica” con perforación horizontal o “fracking” es una técnica agresiva usada para la extracción de gases no convencionales atrapados en microbolsas minerales. Un pozo vertical permite llegar a esta capa, que a su vez se perfora horizontalmente por varios cientos de metros. Luego se agrieta la roca inyectando –a alta presión– de siete a quince mil metros cúbicos de agua mezclada con arena y una parte –0,5 a 2% de la cantidad total inyectada– de 400 productos químicos, algunos cancerígenos y entre los que puede estar el cianuro, arsénico o resinas radioactivas.

Los beneficios serán a corto plazo y recaerán en unos pocos: las empresas que trabajan en el sector, algunos puestos de trabajo para gente especializada, algunos políticos que ganan votos e influencias. Las consecuencias negativas serán para siempre: destrozo de parajes naturales, culturales y sociales, la contaminación de acuíferos y ríos, el almacenamiento de residuos tóxicos y sus consecuencias para la salud, etc. De hecho, en los EEUU, donde se llevan 10 años de explotación industrial de gas no convencional, ha habido miles de incidentes* provocados por esta técnica.
     *ver Gasland
     *Leer Impactos del fracking
     *Leer Informe de la agencia EPA (en inglés)

La Junta de Andalucía concedió el pasado 10 de abril tres permisos de Investigación de Hidrocarburos a la empresa Oil & Gas Capital denominados Penélope (Sevilla) y Ulises 2 y Ulises 3 (Jaén), para la exploración de gas no convencional. Además de los permisos concedidos, existen multitud de permisos solicitados (ver mapa), entre los que se encuentra el denominado permiso “Porcuna” con una superficie de unas 80.461 hectáreas –cada una equivale a la superficie de un campo de futbol– del subsuelo de 16 municipios: Arjona, Arjonilla, Baena, Bujalance, Cañete de las Torres, Escañuela, Higuera de Calatrava, La Higuera, Lopera, Martos, Porcuna, Santiago de Calatrava, Torredonjimeno, Valenzuela, Villa del Río y Villadonpardo. La empresa solcitante de este permiso es RIPSA (Repsol Investigaciones Petrolíferas, S.A.).

En los últimos meses un grupo de personas preocupadas por nuestra tierra,  sus gentes, su aceite y aguas,  nos reunimos tras conocer la publicación en el BOE de la solicitud del permiso Porcuna. Decidimos formar la Plataforma contra el fracking en Porcuna, plataforma abierta que pretende reunir a toda persona preocupada por la fractura hidráulica y con ganas de informarse, informar y trabajar para conseguir que el fracking no prospere en nuestro municipio, alrededores, así como la prohibición total de esta técnica.

La plataforma está pensada como herramienta, y por lo tanto invitamos a todas las personas u organizaciones interesadas a utilizarla para informarse, debatir, estrechar lazos y conducir acciones.

Anuncios

Acerca de frackingporcuna

Plataforma contra el fracking en Porcuna
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Dejanos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s